ULTIMO TANGO A PARIGI

ULTIMO TANGO EN PARIS




El último tango en París es una película franco-italiana de 1972, dirigida por Bernardo Bertolucci. Protagonizada por Marlon Brando, Maria Schneider y Jean-Pierre Léaud en los papeles principales.


Ficha técnica

Título Ultimo tango a Parígi

Dirección.  Bernardo Bertolucci

Producción Alberto Grimaldi

Guion Bernardo Bertolucci, Franco Arcalli

Música Gato Barbieri

Fotografía Vittorio Storaro

Reparto Marlon Brando, Maria Schneider, Jean Pierre Léaud

Massimo Girotti, Maria Michi, Catherine Allegret, Giovanna Galletti

País(es) Italia, Francia

Año 1972

Género Drama

Duración 129 minutos

Idioma(s) Francés e inglés

Productora Produzioni Europee Associate (P.E.A.) / Les Productions Artistes Associes


PREMIOS


1973: Nastro d'Argento per la regia a Bernardo Bertolucci

Nomination Oscar 1974: Marlon Brando (miglior attore);

Bernardo Bertolucci (miglior regia)Ultimo tango a Parigi


Argumento

Una mañana de invierno, Paul (Marlon Brando), un hombre de 45 años, que recién ha enviudado, y Jeanne, una muchacha de 20 años (Maria Schneider), actriz amateur, se encuentran casualmente mientras visitan un departamento de alquiler que ambos desean rentar, en París. La atracción entre ellos es muy fuerte, y mediando tan sólo unas cuantas palabras, hacen el amor apasionadamente en el piso vacío.

Cuando abandonan el edificio, establecen el pacto de volver a encontrarse allí, en soledad, sin preguntarse sus nombres. Paul consigue alquilar el departamento, donde comienzan a tener furtivos encuentros, relación que se caracterizará por una fuerte violencia verbal y sexual ejercida por él hacia Jeanne, en un afán de dominar también su mente. Ella, prometida para casarse con otro, -un joven director de cine (Jean Pierre Léaud) que la convoca a la filmación de una película por las calles de París-, parece no darse cuenta de la violencia de que es objeto.

Comentarios

La película se caracterizó por su fuerte erotismo, pasando a la historia del cine una escena particular en la que el personaje masculino sodomiza a la mujer, valiéndose de un poco de mantequilla a modo de lubricante. Estas escenas, y en general el tratamiento de la temática erótica desde una óptica inusual (numerosas escenas de desnudos frontales de la mujer), causarían un gran impacto en la sociedad de la época.

Años después, la actriz declararía que la escena de sodomía se realizó fuera de lo establecido en el guion original, por sugerencia del propio Brando. Y que sus lágrimas en la escena (que por cierto no se ensayó más que una vez) fueron reales. Años después, decidió abandonar la filmación de Calígula (sería reemplazada por Teresa Ann Savoy) para ingresar voluntariamente, junto una mujer (de quien ella misma declaró era su pareja) a un hospital psiquiátrico. También abandonaría el mundo del cine (se dice que se volvió adicta a la heroína) al que regresaría años después, para actuar únicamente en películas (más de 30, y sobre todo europeas) de otro género, sin contenido sexual.

Sin embargo, a pesar de ser ampliamente recordada por estos detalles, suele destacarse la interpretación de un Brando ya maduro, y la calidad del trabajo fotográfico del filme (Vittorio Storaro), que contribuye en buena medida a otorgar un contrapunto de lirismo a una cruda trama argumental.

La música del filme, compuesta por el músico argentino Gato Barbieri lo lanzó a la popularidad, y quedó como un sello característico de la película.(1)




La escenografía fue escrita por Bernardo Bertolucci, Franco Arcalli y Agnès Varda (dialogos adjuntos), e adaptada por Robert Alley. La fotografia es de Vittorio Storaro. Le musica de jazz del film fue compuesta por Gato Barbieri, arreglada y conducida por Oliver Nelson. Varda basó la escena final sobre la muerte de Jim Morrison.


Trama

Después del suicidio de su mujer Rosa, Paul de 45 años (Marlon Brando), un americano trasplantado a Paris, parece haber perdido toda razón para vivir.

Vagando sin rumbo por la ciudad, encuentra a la veinteañera Jeanne (Maria Schneider) en un departamento vecino a la rue Jules Verne, en el quartiere di Passy, en que los dos casualmente se encuentran visitándolo juntos. Por la atracción y la pasión, los dos desconocidos tiene un encuentro sexual en la casa vacia. Arriendan el departamento como base y entre los dos nace una relación de los setidos en el sentido que ignorando todo del otro acompañante, sólo exploran a  fondo la respectiva sexualidada. Jeanne, hija de un coronel y novia de un joven director cinematografico (Jean-Pierre Léaud) con el cual hace un film artesanal, se enamora de Paul, que no la corresponde, al contrario la deja.

Producción

La idea nace de la fantasia sexual personal de Bertolucci, quien afirmò de haber soñado de ver una bellissima mujer desconocida por la calle y de haber hecho el amor con ella sin saber que lo fuese.(2)

El film fue inicialmente pensado para Jean-Louis Trintignant e Dominique Sanda, que habían ya trabajado con Bertolucci en Il conformista. Quando Trintignant no acepto su parte fue asignada a Brando, la Sanda, che había desarrollado la idea original con el director, estaba encinta y decidió no participar.


Censura

El film causó en Italia un fuerte escandalo, por las numerosas escenas explicitas de sexo y en particular por una escena de sexo anal en la cual se utiliza mantequilla. La secuencia en la cual Brando y la Schneider consuman el primer encuentro es de ocho segundos, los que vienen censurados, en los cuales la Schneider parece tener un orgasmo.

El film fue proyectado integramente, en un anticipo mundial, el 14 octubre 1972 a New York, y fue  claro que la obraq desencadenó infinitas discusiones. En Italia sale en las salas el 15 dicembre 1972, un dia después antes del extreno europeo, la semana siguiente el film fue secuestrato por  el "exagerado pansexualismo como fin en si mismo". En seguida a esta le sigue otra denuncia, comienza una iteración judicial que  parte el 2 febrero 1973 a una sentencia de absolución en primer grado, y de una  condena en el segundo proceso, fue cancelado para un defecto legal) el 20 de noviembre de 1974 y 29 de enero de 1976 por una casación, que condenó la película a la destrucción. Algunas copias fueron guardadas afortunadamente y se conservan hoy cerca del Cineteca nacional, para conservar como el cuerpo del delito.


Para el director fue una sentencia definitiva por ofensas al común sentido del pudor, razón por la cual fue de los derechos políticos por cinco años y fue condenado a cuatro meses de  detención (pena por sospecha).

En octubre de 1982 la pelicula viene a ser proyectada a Roma durante una reseña cinematografica con el titulo "Ladrones de cine". El hecho costó a los organizadores una denuncia. Pero, después del  proceso penal en que fue imputada, la obra no fue más considerada prohibida. A una distancia de quince años, en el 1987, la censura reabilitó el film, permetiendo a  la distribución en las salas (Bertolucci mismo no había conservado clandestinamente una copia). La obra obtiene un vasto consenso de publico.

En una entrevista al Daily Mail,[2] la Schneider revelò que la famosa escena de la mantequilla no estaba en el guión, sino fue una idea extemporanea de Brando.(3)


La actriz francesa Maria Schneider, protagonista junto a Marlon Brando del filme "El último tango en París", que en los 70 causó un gigantesco escándalo por su erotismo, murió hoy en París a los 58 años, a causa de una larga enfermedad, indicó su familia.

"Maria murió esta mañana en París tras una larga enfermedad", declaró un allegado a la actriz, que tenía 19 años cuando encarnó la heroína de esa película dirigida por el italiano Bernardo Bertolucci, que se estrenó en 1972.

Schneider será enterrada en el cementerio parisino de Père-Lachaise, tras una ceremonia religiosa cuya fecha será anunciada ulteriormente, indicó la familia.

La imagen de Schneider estará seguramente siempre vinculada con la mantequilla, por una de las escenas más cargadas de erotismo de "El último Tango en París", rodada en un apartamento vacío en un barrio burgués de París.

El ministro francés de Cultura, Frederic Mitterrand, saludó el jueves la "singular imagen" que dejó la actriz francesa convertida en un "ícono del cine" tras su actuación en "El último tango en París"

Schneider, distinguida meses atrás con la orden de Caballero de las Artes y las Letras francesa, trabajó en películas de grandes directores del siglo XX como René Clément, Michelangelo Antonioni, Jacques Rivette o Luigi Comencini, recordó Mitterrand.

La actriz francesa fue considerada una actriz maldita que pasará a la historia por haber dado la réplica a Marlon Brando en El último tango en París.

Aquel papel, que interpretó con 19 años, bajo la dirección de Bernardo Bertolucci, fue el preludio de una carrera en la que se ilustró junto a otros grandes de la gran pantalla, como Michelangelo Antonioni, Jacques Rivette, Claude Chabrol y Franco Zeffirelli.


Pero su interpretación de Jeanne en el film de Bertolucci fue también una experiencia traumática para una joven intérprete que se vio encerrada en papeles eróticos que le impidieron mostrar un talento más diverso, como señala el director de la Cinemateca francesa, Serge Toubiana.

Hija del actor Daniel Gélin, quien nunca la reconoció, y de la modelo rumana Marie-Christine Schneider, nació el 27 de marzo de 1952.

La actriz comenzó su carrera en teatro con tan sólo 15 años, antes de pasar a la gran pantalla de la mano de Terence Young en L'Arbre de Noël , en 1969.

Más tarde, trabajó Alain Delon en Madly, de Roger Kahane, y participó en varias películas antes de ser seleccionada por Bertolucci para su cinta.

Fue el director italiano quien la eligió personalmente de entre un centenar de jóvenes que se presentaron a la selección.

Era una gran oportunidad para ella, pero el imponente papel en la polémica obra acabó por encasillarla. Además de provocarle una profunda crisis personal, porque, como aseguró, era demasiado joven e inocente para un papel tan crudo.

En alguna ocasión llegó a contar que Bertolucci no le avisó de la escena en la que Brando le practicaba sexo anal ayudándose de manteca.


Después de aquel protagónico, Schneider no quiso volver a salir desnuda en ninguna de las películas en las que trabajó.

En contra de su voluntad, se convirtió en una figura de la revolución sexual junto con Brigitte Bardot, en cuyo apartamento vivía mientras se rodaba El último tango en París.

Otro de sus grandes papeles lo consiguió en Professione: reporter, de Antonioni, donde interpretó a la misteriosa mujer que encuentra el reportero recién llegado de África.

En paralelo a su carrera artíctica, Schneider parecía cerrarse sobre sí misma y ahí comenzó a ganarse su fama de actriz maldita, entre drogas y depresiones.

Merry Go-Round, de Rivette, L'imposteur , de Luigi Comencini, y La Baby-sitter , de René Clément, fueron algunas de sus principales apariciones.

En 1980 logró el César del cine francés a la mejor actriz secundaria por su actuación en La Dérobade , su mayor recompensa.

Mientras el cine le daba la espalda, Schneider encontraba refugio en la televisión, donde protagonizó diversas series.

En 2000 protagonizó Les acteurs, de Bertrand Blier, donde se interpretó a sí misma, y su última aparición en el cine fue hace tres años, cuando tuvo un papel en Cliente, de Josiane Balasko.(4)


CITAS:

1.- http://es.wikipedia.org/wiki/El_%C3%BAltimo_tango_en_Par%C3%ADs



2.- http://www.asteriscos.tv/noticia-33079.html


3.- http://es.wikipedia.org/wiki/El_%C3%BAltimo_tango_en_Par%C3%ADs

4.- http://it.wikipedia.org/wiki/Ultimo_tango_a_Parigi



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL DECAMERON

NOS HABIAMOS AMADO TANTO

LA LUNA