PASQUALINO SETTEBELLEZZE

1. LINA WERTMÜLLER


1.1. BIOGRAFIA

Lina Wertmüller (Roma, 14 de agosto de 1926), directora de cine y guionista italiana. Nacida como Arcangela Felice Assunta Wertmüller von Elgg Spanol von Braueich, es descendiente de una familia aristocrática suiza.

Wertmüller comenzó su carrera como actriz. Ya en 1962 trabajó como asistente de dirección en la película de Federico Fellini 8½. Al año siguiente Wertmüller hizo su debut en la dirección con I Basilischi, una película cuyo tema principal (la vida de las gentes del sur de Italia) sería recurrente en sus trabajos posteriores.

A esta película le siguieron otras que también tuvieron cierto éxito, pero no fue hasta 1972 cuando Wertmüller recibió el reconocimiento internacional con una serie de cuatro películas protagonizadas por Giancarlo Giannini. La última, y la que más reconocimiento tuvo, fue Siete bellezas (1976), que recibió cuatro candidaturas a los Premios de la Academia y fue un éxito internacional.

Aunque Wertmüller ha mantenido una prolífica carrera desde entonces, y aún hoy sigue dirigiendo, ninguna de sus películas posteriores ha tenido la misma repercusión que esas cuatro películas con Giannini.

Wertmüller está casada con Enrico Job, un diseñador artístico que ha trabajado en varias de sus películas .(1)

• Es conocida por los curiosos que da a sus películas. Por ejemplo, el título de Insólita aventura de verano, en su traducción original del italiano es Barridos por un extraño destino en el mar azul de agosto (Travolti da un insólito destino nell'azzurro mare d'agosto). Estos títulos son recortados invariablemente para sus lanzamientos internacionales.

• Fue la primera mujer en ser nominada al Oscar a la mejor dirección en 1976.

• Aparece en el Libro Guinness de los récords por el título más largo de una película: Fatto di sangue fra due uomini per causa di una vedova — si sospettano moventi politici, película de 1979 cuyo título completo es: Un fatto di sangue nel comune di Sculiana fra due uomini per causa di una vedova — si sospettano moventi politici. Amore–Morte–Shimmy. Lugano belle. Tarantelle. Tarallucci e vino, con un nombre de 179 caracteres.

1.2. FILMOGRAFÍA

  • I Basilischi (1963)
dirección: Lina Wertmüller, intérpretes principales: Toni Petruzzi, Stefano Satta Flores, Sergio Ferranino, Luigi Barbieri

  • Questa volta parliamo di uomini (1965)
dirección: Lina Wertmüller, guión: L. Wertmüller, intérpretes principales: Nino Manfredi, Alfredo Bianchini, Giulio Coltellacci, Patrizia De Clara, Luciana Paluzzi

  • Rita la zanzara (1966)
dirección: Lina Wertmüller, intérpretes principales: Giancarlo Giannini, Rita Pavone, Bice Valori, Turi Ferro

  • Non stuzzicate la zanzara (1976)
dirección: Lina Wertmüller, guión: L. Wertmüller, intérpretes principales: Giancarlo Giannini, Rita Pavone, Giulietta Masina, Romolo Valli

  • Mimì metallurgico ferito nell'onore (1972)
dirección: Lina Wertmüller, guión: L. Wertmüller, intérpretes principales: Giancarlo Giannini, Mariangela Melato, Agostina Belli, Andrea Maugeri

  • Film d'amore e d'anarchia, Ovvero: Stamattina alle 10 in Via dei Fiori nella nota Casa di Tolleranza (1973)
dirección: Lina Wertmüller, guión: L. Wertmüller, intérpretes principales: Giancarlo Giannini, Mariangela Melato, Anna Bonaiuto, Elena Fiore

  • Travolti da un insolito destino nell'azzurro mare d'agosto (1974)
dirección: Lina Wertmüller, guión: L. Wertmüller, intérpretes principales: Giancarlo Giannini, Mariangelo Melato, Anna Melita, Giuseppe Durini

  • Pasqualino Settebellezze (1975)
dirección: Lina Wertmüller, guión: L. Wertmüller, intérpretes principales: Giancarlo Giannini, Shirley Stoler, Elena Fiore, Ermelinda De Felice

  • La viuda indomable (Fatto di sangue fra due uomini per causa di una vedova, si sopsettano moventi politici) (1978)
dirección: Lina Wertmüller, guión: L. Wertmüller, intérpretes principales: Giancarlo Giannini, Marcello Mastroianni, Sophia Loren, Antonella Murgia

  • La fine del mondo nel nostro solito letto in una notte piena di pioggia (1978)
dirección: Lina Wertmüller, guión: L. Wertmüller, intérpretes principales: Candice Bergen, Giancarlo Giannini, Anita Paltrinieri, Carlo Scarpetta

  • Scherzo del destino in agguato dietro l'angolo come un brigante da strada (1983)
dirección: Lina Wertmüller, guión: Age, intérpretes principales: Gastome Moschin, Piera Degli Esposti, Renzo Montagnani, Ugo Tognazzi.(2)

2. PASQUALINO SETTEBELLEZZE



2.1. SINOPSIS

Pasqualino es un italiano infeliz y un ladrón de medio pelo apodado 'siete bellezas' por sus feas hermanas, a las que protege y por las que acaba metiéndose en algún lío. Cuando es alistado en el ejército y decide desertar, los alemanes le capturan llevándole a un campo de concentracción nazi. Allí, acobardado de los horrores por los que ha de pasar, decide huir seduciendo a la fea comandante, que le chantajea proponiéndole que asesine a uno de sus compañeros. Cuando por fin regresa a Nápoles, se encontrará con una sorpresa familiar.

2.2. PREMIOS

La película fue candidata a los Premios Oscar en las categorías de Mejor actor, Mejor dirección, Mejor película extranjera y Mejor guión original.


2.3. FICHA TÉCNICA

EQUIPO TÉCNICO Y ELENCO

Dirección: Lina Wertmuller

Guión: Lina Wertmuller

Fotografía: Tonino Delli Colli

Escenografía y Vestuario: Enrico Job

Música: Enzo Jannacci

Montaje: Franco Praticelli

Producción: Medusa

(Italia, 1975)

Duración: 115’

PERSONAJES Y ACTORES

Pasqualino Frafuso: Giancarlo Giannini

Pedro: Fernando Rey

Comandante: Shirley Stoler

Concettina: Elena Fiore

Francesco: Piero Di Iorio

Avvocato: Lucio Amelio

Socialista: Roberto Herlitzka


2.4. COMENTARIOS

La historia picaresca cuenta la vida de su héroe, Pasqualino "Siete Bellezas" (de ahí el título de la película), durante la Italia Fascista en los años de la Segunda Guerra Mundial. Pasqualino, hijo de una familia italiana, es confinado en una institución mental por cometer un asesinato en el nombre del honor de la familia, y después de la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial, puesto en libertad para servir al Ejército Italiano en el Frente Oriental. Después de desertar, es capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración.(3)


Siempre lúcida y desencantada, la procaz e irreverente Lina Wertmüller saldó cuentas con la propia maldad inherente al ser humano realizando una de las aproximaciones más terribles e inteligentes a ese vergonzoso pedazo de historia engendrado en plena Segunda Guerra Mundial: el nazismo. Lo hace siguiendo los pasos de Pasqualino (Giannini, en una de las mejores interpretaciones de todos los tiempos), seductor de poca monta y fiel defensor de rancios y caducos valores como son la nobleza y el decoro, en este caso los de su propia familia: madre y siete hermanas. Así empieza, como descripción en flashback sardónica y pintoresca. Pero en el transcurso de la película esta irá mudando de piel sucesivamente, abriéndose a nuevas (y cada vez más tristes) lecturas.

Inicialmente todo hace pensar que estamos ante una farsa burda y tronchante de tintes negros y policíacos, a medio camino entre el western revisitado en clave irónica (el decadente duelo en el prostíbulo) y el más puro Fellini (esa carnales y lujuriosas hermanas); y de hecho es así: la comedia sirve como perfecto cauce a través del cual describir al personaje protagonista, tan patético y tierno a la vez, con sus (escasas) virtudes y sus (muchos) defectos, algo así como la perfecta representación de una Italia fascista encharcada en sus propias ansias de poder y grandeza, a la que la Wertmüller pone en su sitio en un espléndido diálogo no exento de cierto tono autocrítico. Pero luego todo se irá torciendo, los ángulos humorísticos se irán perfilando conforme avance la historia de Pasqualino, hasta desembocar en un tramo final en el que ya se ha sobrepasado la línea y no hay vuelta atrás: cualquier apunte cómico queda absolutamente fuera de lugar, sólo hay sitio para la lágrima y el dolor.

El talento de Wertmüller no sólo reside en su asombrosa capacidad para aunar comedia y drama, llegando incluso a hacer humor con un hombre ahorcado al fondo del plano (y sin recurrir a zafios sentimentalismos: ¡aprende, Benigni!), sino en crear metáforas perfectas para ilustrar el progresivo deterioro moral al que se expone el ser humano en su último afán por sobrevivir. No hay duda: la película es cristalina y demoledora, terrible en su diagnóstico y durísima en su exposición. Como no podía ser de otra forma, las palabras de Hobbes vuelven a mostrarse verdaderas (muy a nuestro pesar), y el sentimiento final es el de la rabia y la impotencia que nos atenaza cuando se impone sin remedio y ante nuestros ojos la locura colectiva más destructiva y terrorífica que se pueda imaginar. No por nada la película comienza con un extenso poema recitado en tono grave, mientras de fondo se suceden imágenes de caos, destrucción, muerte y desolación que preludian el claro devenir de nuestros días, ligados a un futuro opaco y desesperanzador: un futuro en el que la gente se mata por una simple manzana.(4)


A ella le debemos obras ironicas y grotescas como "Mimi Metalurgico ferito nell'onore" "Film d'amore e anarchia, ovvero stamattina in Via dei Fiore nella nota casa di tolleranza", con los magnificos Giancarlo Giannini y Mariangela Melato, "Pasqualino Settebelleze", "Tutto a posto e niente in ordine", "Una notte d'state con profilo greco, occhi a mandorla e profumo di basilico", entre otras.

"Yo nunca he sido seria", dice. "Siempre me interesaron temas interesantes pero tengo la tendencia a tratarlos con gran ironia." y quien se lo puede discutir. Ella, que debuto en el cine como asistenta de dirección de Fellini, dice que es desconfiada y se asusta de la gente que se toma muy en serio. "Algo encantador del ser humano es ser capaz de reirse de si mismo, de tus propios miedos y debilidades. Recuerdo que Fellini habia colgado un cartel en la camara durante la filmación que decia: 'Recuerda, este es un film comico', pero por supuesto era muy dramatico". De un rodaje dice: "No hay nada que cueste mas que las dudas. Tienes que tomar las decisiones siempre antes."

Sus opiniones son muy claras con respecto a muchos temas. Si se le habla de la sociedad de hoy dice que "Hay miles de cosas seductoras en nuestra sociedad que hacen que las cosas al final resulten en crimenes o violencia. La publicidad, la calle, todo te tienta para tener. Motocicletas, zapatos, autos, refrigeradores. La gente se comporta como si tener fuera ser y eso no es asi. Pero esta enfermedad continua." Y del rol de la mujer: "Lo importante es sobresalir, no como mujer, sino como ser humano"


Sobre el problema de la financiacion que hace tiempo aqueja a los directores en Italia no duda en poner la culpa en el estado "Gasta dinero en tantas idioteces. Es terrible que no puedan financiar sus films. Fellini nunca pudo hasta el fianl de sus dias, Antonioni, Rossellini todos han tenido problemas asi. Es imperdonable. Es importante que la produccion europea prospere, para la riqueza de ambas culturas europea y americana".

Una característica que nunca ha dejado de llamarme la atención de las películas de Lina Wertmüller (Italia, 1928), y podría decir lo mismo sobre el cine italiano en general, es la fusión de la tragedia y la comedia. Wertmüller mezcla ambas maneras no como partes contrastadas sino formando una sola entidad. Aun en sus filmes más "serios", Lina Wertmüller siempre ha tenido esa debilidad por la comicidad de la tragedia, o lo trágico de lo cómico (basta con revivir la famosa escena de sexo entre Pasqualino y su captora nazi en Pasqualino settebelleze, 1975). A diferencia del theatron clásico, ella no trabaja dos géneros dramáticos separados, en cambio, percibe uno solo en el que se derriten trasgos y comos sin forzar una narración que se va por las ramas. En Wertmüller la tragicomedia alcanza un nivel propio, es decir, nos acerca a un cine más vital y humano en el que los pequeños gestos y palabras que arman cada minuto del existir del hombre tienen un lugar y un reconocimiento. El ser humano, como personaje corporal y terrenal, se compone de momentos seguidos, esos momentos: blancos, grises y negros pertenecen todos a una narración lineal continua, que se alarga hasta el día de la muerte, y que se juzgará entonces como un todo, no desglosada por partes. La opción cinematográfica de Lina Wertmüller es una de las más inteligentes que he visto, busca frontalmente narrar una película tratando de plasmar esa vida continúa y tragicómica. Travolti da un insolito destino nell'azzurro mare d'agosto me parece perfecta en este sentido, más allá del análisis social y de género, que siempre ha sido necesario al hablar de esta película, un atractivo poderosísimo es en realidad esa cualidad tan italiana para encauzar mediante el cine la vida en todos sus niveles dramáticos, volviéndola rica e incuestionable. Eso es algo que Wertmüller, definitivamente, conoce al derecho y al revés.(5)


CITAS:
3.- http//:www.es.wikipedia.org/wiki/Siete_bellezas
5.- http://lentecreativo.webs.com/entrevistas.htm
6.- http://www.clubcultura.com/diario/dentro.php?entrada=617






Comentarios

Entradas populares de este blog

EL DECAMERON

NOS HABIAMOS AMADO TANTO

LA LUNA