CINEMA PARADISO

1. GIUSSEPPE TORNATORE




1.1. BIOGRAFIA

Nacido en Bagheria (Palermo) el 27 de mayo de 1956. Se aficionó a la fotografía desde muy niño.1

Después de poner en escena, con tan sólo dieciséis años, unos textos de Pirandello y Eduardo con una compañía de actores aficionados, se acercó al cine rodando documentales (uno de los cuales, “Le minoranze etniche in Sicilia”, le valió un premio en el Festival de Salerno) y trabajando para la televisión (para la RAI realizó “Ritratto di rapinatore”, “Diario di Guttuso”, “Scrittori siciliani e cinema: Verga, Pirandello, Brancati, Sciascia”). En 1984 dirigió la segunda parte de “Cento giorni a Palermo” de Giuseppe Ferrara y, dos años más tarde, hizo su debut en la dirección con “Il camorrista”, retrato de fuertes tintes de un boss del hampa de Nápoles: una obra sólida e inspirada, donde se combinan acertadamente reflexión política y secuencias espectaculares. Sin embargo, fue con su película siguiente cuando el joven cineasta consiguió éxito y reconocimientos, gracias también a la inteligente producción de Franco Cristaldi: “Cinema Paradiso (Nuovo cinema paradiso)” (1989), premiado en Cannes con el Gran premio especial del jurado y en Hollywood con el Oscar a la mejor película extranjera, es un recuerdo agridulce ambientado en un pequeño pueblo de Sicilia en los años 50 y un homenaje conmovedor al cine de antaño, entre besos censurados por el cura, salas con asientos de madera y nubes de humo de tabaco. Estaba en la cresta de la ola, pero Tornatore decepcionó con “Están todos bien (Stanno tutti bene)” (1989), la historia de un jubilado que cruza Italia de sur a norte para visitar a sus hijos, a medio camino entre moralismo y tópicos. Le fueron mejor las cosas con la siguiente “Pura formalidad (Una pura formalità)” (1993), una película policiaca psicológica de tintes metafísicos, que se valía de la afinada interpretación de Gerard Depardieu y Roman Polanski. Tras el poco convincente episodio “Il cane blu” de la apresurada “La domenica specialmente” (1991), la película “L’uomo delle stelle” (1995) marcó una vuelta a la Sicilia del pasado, donde en la inmediata posguerra un buscavidas organiza falsos castings cinematográficos de pago, para sacarle el dinero a la pobre gente de los pueblos más pequeños. Sergio Castellitto es muy bueno en el papel protagonista, pero la película tiene un ritmo discontinuo. Al público tampoco pareció gustarle mucho, así que Tornatore decidió jugar la carta de la superproducción: “La leyenda del pianista en el Océano (La leggenda del pianista sull’Oceano ” (1998) adaptó de manera redundante el monólogo de Alessandro Baricco “Novecento”, con resultados que suscitaron más de una perplejidad. También la película “Malena” (2000) se desarrolla en Sicilia, esta vez en 1940: es el relato de la obsesión erótica de un chiquillo por una joven viuda de guerra; tiene momentos logrados, pero en su conjunto no logra retratar en detalle una época y una mentalidad, como era probablemente la intención del autor.(2)

1.2. FILMOGRAFIA

• Il camorrista (1986)

• Cinema Paradiso (1987)

• Stanno tutti bene (1990)

• La domenica specialmente (1991)

• Una pura formalità (1994)

• L'uomo delle stelle (1995)

• Lo schermo a tre punte (1995) (documental)

• La leggenda del pianista sull'oceano (1998)

• Malèna (2000)

• La sconosciuta (2006)


2. CINEMA PARADISO



2.1. SINOPSIS

Cinema Paradiso es una historia de amor por el cine. La película narra la historia de un niño de un pequeño pueblecito italiano en el que el único pasatiempo es disfrutar de las películas del Cine Paradiso. Encantado por las oscilantes imágenes, Salvatore deseaba con todas sus fuerzas que el cine fuese en realidad magia. Un día, Alfredo, el operador de cine, accede a enseñar al pequeño los misterios que se ocultan en una película. Todos los niños de la pequeña villa van creciendo, sin perder nunca su amor por el cine, pero llega el momento en el que Salvatore debe dejar el pueblo y comenzar a buscar sus sueños. Y así ocurre durante treinta años hasta que un día un mensaje le comunica que debe volver a casa donde un secreto le espera.




2.2. FICHA TÉCNICA

TITULO ORIGINAL Nuovo Cinema Paradiso

AÑO 1989

DURACIÓN 123 min. Trailers/Vídeos

PAÍS ITALIA

DIRECTOR Giuseppe Tornatore

GUIÓN Giuseppe Tornatore

MÚSICA Ennio Morricone

FOTOGRAFÍA Blasco Giurato

REPARTO Philippe Noiret, Jacques Perrin, Salvatore Cascio, Agnese Nano, Brigitte Fosey, Marco Leonardi, Antonella Attiu, Enzo Cannavale, Isa Danieli, Leo Gullota, Pupella Maggio, Leopoldo Trieste

PRODUCTORA Coproducción Italia-Francia; Les Films Ariane / Cristaldifilm / TFI Films / RAI


2.3. COMENTARIOS

No se esperaba mucho de uno de los primeros trabajos de un novato (como por entonces era Tornatore) pero la verdad es que satisfizo todas las expectativas. Casi todas las críticas hablan en la misma línea: película simple, de trazo preciso, bien montada y magníficamente interpretada. Pero se puede decir mucho más.

Cinema Paradiso muestra la relación entre el operador del cine "Paradiso" de una localidad siciliana y un niño, Salvatore, en la película llamado "Toto". Narra la iniciación en el cine desde la infancia, contando de por medio las censuras de aquellos años, las primeras experiencias amorosas y el comienzo de las relaciones adultas. Pero no relata el hándicap, como toda película que toca la adolescencia, de la pérdida de la inocencia, pues en este caso el niño, cuando deja de serlo, no la pierde sino que la guarda y le da forma (véase en la escena final al adulto llorando, llorando en el cine, llorando ante el cine).

La película, aparentemente de trazo lineal (niñez, juventud y edad adulta del niño), como en todo cine italiano que pueda verse beneficiado como tal, presenta ese típico humor exagerado (aun después de veinte años el loco del pueblo sigue merodeando por la plaza gritando que es suya), esa verborrea gritona y esos caracteres marcados como fuego. Esto, que puede hacer que algunos tengan cierta reticencia a la hora de verla, debería ser visto como lo que es: la visión del propio director sobre su gente, sobre su pueblo, y por tanto no debe tomarse más allá. Hay que ver la película sin prejuicios, como todo buen amante del cine.

Reitero que, aun en la posible simplicidad del guión, el director lo trata de tal modo que, en la última media hora hace que se nos seque el alma. Filma escenarios con un prodigioso pulso, englobando todos los gestos de los personajes en un plano. Recuerdo la escena de la despedida en el tren, como se enfoca a lo lejos al anciano amigo que no se va a volver a ver, a la madre que sufre y espera las buenas nuevas y los amigos expectantes de la victoria del otro. Ahí es cuando Tornatore toca el punto que separa la comedia del drama. Tuve que parar la película durante unos minutos para intentar volver a la realidad. Pero no pude. Hasta el final de la película el alma se va vaciando, va soltando todo lo que había acumulado y al final explota. Estalla al ritmo de la apasionante música de Morricone.

Al final quedan las palabras del inmenso actor que es Noiret: "Vete y no vuelvas". Totó se fue, no volvió y triunfó, pero, cuando quiso volver, todo su pasado había muerto, quedando resquicios de recortes de fotogramas que emanaban besos prohibidos, demostrando que, el cine, como todo en esta vida, pasa, pero queda en nuestro recuerdo como imágenes cubiertas de lágrimas.(3) .


Tarde gris, el viento camina de puntillas sobre las vías; en la plataforma, un viejo ciego abraza a un adolescente mientras le susurra al oído –Este pueblo está maldito. ¡Vete!, vete y no vuelvas nunca. Y si algún día te gana la nostalgia y regresas… No me busques. No toques a mi puerta porque no te abriré. Busca algo que te guste y hazlo, ámalo como amabas de niño la cabina del Cinema Paradiso. Desde hoy, ya no quiero oirte hablar; ahora, quiero oir hablar de ti. –Toto, el chico, sube al tren y lanza el último adios a Fredo, el viejo, su amigo y mentor; con la mano también despide a su madre y hermana. Una nueva vida llena de éxitos le espera en Roma… aunque su corazón, por siempre hecho pedazos, se ha quedado eternamente en la provincia de Giancaldo.

En 1989, el alma del público se arrobó con una cinta italiana que terminó convirtiéndose en un clásico de la cinematografía mundial aún antes de ganar el Oscar a mejor película extranjera. No obstante, no era un secreto que Miramax había recortado el proyecto original de Giuseppe Tornatore, director, en más de una hora. Tuvieron que desprenderse cinco años del calendario para que hoy, pudiéramos apreciar la historia original tal y como la concibiera su creador; no obstante he de decir que lo visto en aquellos días y lo que se ha lanzado hoy al DVD, son prácticamente dos películas distintas.

Y lo afirmo así no porque cambie la esencia de la cinta, cuya sintaxis, salvo por las escenas añadidas, continúa siendo la misma; sin embargo, la praxis, es absolutamente diferente.

En 1989 fuimos testigos de la historia de un cine a través de los ojos de un niño, que más tarde se hiciera hombre y perdiera, por convencionalismos sociales al amor de su vida. Hoy, el argumento es distinto; se trata de la vida de un hombre a través de la mirada del cine, un hombre que extravía la razón de su existir ante un error ciego y desgarrador que fractura la vida de dos amantes cuya historia no pudo ser.

Para aquellos que no han visto este diamante visual, resumiré el argumento.Toto o Salvatore es un niño que vive con su madre y hermana en el pueblo de Giancaldo, una provincia diminuta en la Italia de la posguerra; su padre ha muerto en batalla en algún lugar de Rusia. El pequeño es un buen estudiante y su único defecto es un amor irrefrenable por el cine; todas las tardes, el ragazzo se lanza al Cinema Paradiso, la única sala del pueblo; allí forja una amistad con Alfredo, el cácaro o proyector, quien le enseñará la magia del 7º. Arte y sus legendarios personajes; de este modo, el chico no tendrá mas amistades que Marlon Brando, John Wayne, Greta Garbo,Clark Gable y Charles Chaplin. Los años transcurren, Toto crece y con la adolescencia le llega el amor en la persona de Elena, una deslumbrante joven que despide luz de sus ojos azules y ha arribado a estudiar al pintoresco lugar. Los padres de ésta, pertenecientes a la clase alta europea, tratarán de impedir a toda costa la relación, pues Toto es descendiente de una familia pobre.

Contada de este modo, Cinema Paradiso podría parecer otra cinta más del género dramático, no obstante la actuación demoledora de Philippe Noiret como Alfredo, la exquisita música de Ennio y Andrea Morricone, las enseñanzas de un viejo que sueña ver triunfar a un niño, el amor incondicional y absoluto de Salvatore por Elena y las metáforas maravillosas con el mundo del cine que flotan en el mismo aire de la producción, hacen del producto una obra maestra de la narración universal, una tragicomedia humana en la que todos en algún momento nos sentimos identificados, reconociendo en nosotros mismos la magia y la agonía de ser humanos.

Para los que nos sentamos en las butacas del Paradiso en 1989, muchas interrogantes se quedaron en el aire, especialmente aquellas indefinidas entre Elena y Salvatore. Durante muchas noches pudimos preguntarnos y qué hubiera ocurrido si… Bueno, pues la versión del director contesta de forma contundente estas preguntas, aunque es seguro que a muchos no habrá de gustarles la forma en que lo hace, ya que es hasta hoy cuando entendemos la intencionalidad de una de las frases de Alfredo “… La vida, Toto, no es como las películas, es más dura, más difícil”.

Es tan dramático el cambio de sentido de una versión a otra, que al final pensamos haber visto dos películas distintas, ya que el material añadido, pareciera suficiente para una secuela; no obstante, los ecos de una relación imposible aún se oyen en el viento; Calisto y Melibea, Cyrano y Roxane, Romeo y Julieta, Salvatore y Elena… El laberíntico, tortuoso, áspero, pero exquisitamente adictivo... Amor.

Nuovo Cinema Paradiso es una oda a las salas de antaño, aquellas que dieron verdadera vida al cine; un canto a las estrellas del Hollywood de la época dorada y un viaje a las emociones más profundas de todo aquel que ha amado y se ha apasionado por una cosa o una persona. Sin embargo, es también una metáfora excelsa del amar sediento, del sueño irremediablemente imposible, de la preferencia de la agonía callada al conformismo hablado. Nuovo Cinema Paradiso es un retrato del alma humana, de los ideales idos y las esperanzas no cumplidas que de cualquier forma, en su recuerdo y en los azares del reencuentro pueden otorgarnos la felicidad.(4) .


Para los cinéfilos y para los que gustan de ver cine sólo de vez en cuando, Cinema Paradiso es una película que no los va a defraudar, porque son varias historias en una y porque después de verla y comentarla se descubren líneas argumentales que permiten diferentes niveles de análisis.

Película franco-italiana ganadora del Óscar a la mejor película extranjera en el año 1989, gira alrededor del cine y su evolución a través del tiempo.

Es un homenaje al séptimo arte, a sus actores, actrices y directores. También es la vida de Italia en la segunda mitad del siglo XX, mostrándonos unos personajes prototipos del pueblo italiano y la historia de los protagonistas, que establecen de forma simbólica una relación padre-hijo, que suple sus propias carencias afectivas.

Todo está engarzado y adicionado con una cuidada fotografía y con música creada ex profeso por un grande de la musicalización de películas, Ennio Morricone.





Podría hacerse una crítica a la escenografía donde transcurre la vida de los personajes, ya que deja ver claramente que se trata de un pueblo fabricado y poco real. Sin embargo, incluso esta circunstancia puede tomarse positivamente, pues es una alusión a “Cinecittà”, los enormes estudios cinematográficos, fundados en la época fascista, para hacer de Italia una gran productora de entretenimiento para el pueblo.

El personaje central es Totó, un exitoso director de cine y sus añoranzas que son el leit motiv de la historia. La trama lo presenta de niño en la difícil posguerra italiana: huérfano que encuentra en Alfredo, el encargado del cine del pueblo, al padre que lo ama, lo protege en su inocencia, le sirve de modelo y guía, aunque también tiene una faceta de amigo y aliado, que lo prepara y alienta para superarse en la vida.



A través de la relación que establecen ambos personajes en la cabina del cine, se recuerdan películas famosas, pasan por la pantalla rostros y escenas que son clásicas y nos muestran la historia de la técnica cinematográfica, su evolución, sus modalidades, las enormes pantallas para verse al aire libre, las salas de cine de una Italia que se recupera de la guerra, del fascismo y de una situación económica agobiante. Así se refugian en la fantasía de las historias que les cuenta el celuloide.

En la sala del pueblo pasan personajes emblemáticos: el cura que censura “los besos y las escenas escabrosas”, la pareja que se conoce, enamora, cría y ve crecer a sus hijos, el loco del pueblo, los chiquillos embelesados con los héroes, los enamorados, la catarsis personal afectiva que llora con las películas sus propias desgracias, el dolor de la emigración, las diferencias de clase y el nacimiento de la sociedad moderna.

No falta el rico del pueblo, el sucio que escupe refugiándose en la oscuridad, las vendettas y asesinatos, como si la vida pasara no sólo en la pantalla, sino en el salón de cine del pueblo que la contempla.

La película tiene encuadres precisos y una edición impecable, que permite pasar suavemente de las escenas propias de la historia a las imágenes de las películas que conforman las remembranzas del cine.

Son dignas de mención la bella escena, en que Alfredo —para satisfacer la demanda de las personas que no alcanzaron lugar en la sala— proyecta la película sobre las fachadas de las casas de la plaza. Y la transición* memorable: cuando Alfredo pasa su mano por el rostro de Totó niño y nos descubre a un Totó adolescente, que empieza a hacer sus pininos en el amor y en la toma de imágenes con su primitiva cámara de cine.

Cinema Paradiso son muchas películas en una y ofrece una veta pedagógica rescatable para maestros y padres: presenta una amplia gama de emociones, sucesos y temas como la censura, el progreso, la emigración, la relación entre la fantasía y la realidad, etcétera, todos ellos tópicos interesantes para comentar y reflexionar con niños y jóvenes. (5)


2.4. PREMIOS

• Oscar Mejor Película Extranjera 1989

• Globo de Oro Mejor Película Extranjera 1989

• Bafta Mejor Actor: Philippe Noiret

• Bafta Mejor Película de habla no inglesa

• Premio Especial del Jurado Cannes 1989

• European Film Award Mejor Actor: Philippe Noiret

CITAS:
1.- http://es.wikipedia.org/wiki/Giuseppe_Tornatore


2.- http://www.italica.rai.it/esp/cinema/biografias/tornatore.htm

3.- http://usuarios.lycos.es/actualcine/weboscar/clasicos/cinemaparadiso/cinemaparadiso.html

4.- http://www.cinenganos.com/pelicula/CinemaParadisoDC/

5.- http://sepiensa.org.mx/contenidos/2005/f_cinema/cinemaparadiso.htm - 13k -

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL DECAMERON

NOS HABIAMOS AMADO TANTO

LA LUNA